¿Qué es la Tendinitis de Aquiles?

Los músculos de la pantorrilla y el tendón de Aquiles bajan la parte anterior del pie después del talón tocar el suelo y elevar el talón cuando los dedos dejan el suelo inmediatamente antes de iniciar el paso con el otro pie.

La tendinitis de Aquiles ocurre cuando las presiones aplicadas sobre el tendón son mayores que la resistencia. La carrera descendente produce presiones extras sobre el tendón de Aquiles, pues el antepé (la parte anterior del pie) debe avanzar antes de tocar el suelo.

La carrera ascendente también tensiona el tendón, pues los músculos de la pantorrilla deben ejercer una mayor fuerza para elevar el talón, cuando los dedos dejan el suelo. Un contrafuerte del talón (la parte posterior del calzado que rodea el talón) suave permite un movimiento excesivo del talón, tensando el tendón de Aquiles de forma desigual y aumentando la posibilidad de su laceración.

Los calzados de suela que no se doblan donde los dedos se articulan con el pie, causan gran tensión en el tendón de Aquiles, inmediatamente antes de que los dedos dejan el suelo.

Varios factores biomecánicos predisponen ese tendón a la lesión. En el caso de que se produzca un cambio en la posición de los pies en el interior (pronación), el hábito de utilizar demasiado la región posterior del talón (la inspección de la suela del calzado de carrera puede mostrar donde el área del talón está más desgastada), el arqueamiento de las piernas, la contracción de los músculos posteriores del muslo y de la pantorrilla, arcos plantares acentuados, la contracción de los tendones de Aquiles y las deformidades del talón.

El dolor, el síntoma principal, es generalmente más intensa cuando el individuo comienza a se mueva después de haber permanecido sentado o acostado o cuando empieza a correr oa practicar el jogging.

A menudo, el dolor alivia con la continuidad de la caminata o de la carrera a pesar del dolor y la rigidez. El tendón de Aquiles está envuelto por una vaina protectora. Entre el tendón y la vaina, existe una fina capa de grasa, la cual permite el libre movimiento del tendón.

Cuando el tendón es lesionado, se forman cicatrices entre él y la vaina, haciendo que el tendón tendón tire de la vaina en cada movimiento. Es por esa razón que el movimiento es doloroso. La continuidad de la caminata o de la carrera alivia el dolor porque aumenta la temperatura de la vaina, haciéndola más flexible, y de esa forma el tendón consigue moverse más libremente. Generalmente, la presión ejercida sobre el tendón también causa dolor.

Si el individuo ignora el dolor y continúa corriendo, el tendón elástico es sustituido por un tejido cicatricial rígido, y el tendón siempre dolerá durante el ejercicio,

Dejar de correr y pedalear una bicicleta mientras el dolor persiste es una parte importante del tratamiento.

Otras medidas dependen de la causa probable o de las condiciones predisponentes: uso del calzado con solas flexibles y aplicación de plantillas a los zapatos de carrera, para reducir la tensión en el tendón y estabilizar el talón.

Los ejercicios de estiramiento de los músculos del corvejón se inician tan pronto puedan ser efectuados sin dolor. También ayuda a los ejercicios para fortalecer el tendón de Aquiles, como por ejemplo, elevaciones del cuerpo en la punta de los dedos.

Después de que volvió a correr, la persona no debe practicar carreras en aclive o declinación a ritmo rápido, hasta que el tendón ha quedado completamente curado, lo que puede llevar semanas y hasta años.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *